Destino más codiciado de la Región de los Lagos, Buzios va más allá de las bellezas naturales, dignas de postal. Incluida en el mapa del jet set internacional en la década de 60, tras una visita de la actriz francesa Brigitte Bardot, la antigua villa de pescadores alberga restaurantes y posadas sofisticadas, discotecas y bares desolados y un comercio repleto de tiendas de marca. Cosmopolita, recibe turistas de todo el mundo todo el año – y muchos terminan quedándose allí.
La geografía de la ciudad presenta a los visitantes con más de veinte playas, todas de características únicas y estilo propio. Geribá y Brava, por ejemplo, es territorio de los surfistas, mientras Azedinha es un mar de tranquilidad, Ferradura atrae a familias con niños y João Fernandes quien busca kayak.
Buzios es famosa también por su noche bañada, que comienza en la Rua das Pedras y se extiende hasta la Orla Bardot, ambas con restaurantes, bares, música y agito para todos los gustos.
Buzios encanta por los contrastes. La ciudad recibe visitantes de todo el mundo pero todavía mantiene aires de ciudad pequeña. La arquitectura tiene el encanto de antaño, con edificios de no más de dos pisos. Al mismo tiempo, alberga posadas que ofrecen lujo y elegancia dignos de los mejores balnearios de playa en el mundo. Búzios combina perfectamente el refinamiento al rústico, el tradicional al moderno, la infraestructura turística a las tradiciones locales. Todo sin perder el encanto característico de la ciudad.